Manuel Ríos San Martín

guionista / director cine-tv / productor ejecutivo

Manuel Ríos San Martín

guionista / director cine-tv / productor ejecutivo

Las series de los jóvenes antes de la era YouTube

Hace 20 años arrancaba en Telecinco Al salir de clase (1997-2002). La serie diaria, emitida en horario de sobremesa, se convirtió en todo un fenómeno, aunque sus comienzos no fueron sencillos. "Arrancó mal de audiencia, tardamos como tres meses en estabilizarla", recuerda ahora Eduardo Zaramella, uno de sus guionistas. Además de fenómeno televisivo, fue cantera de actores, sirviendo de escuela acelerada para intérpretes como Hugo Silva, Pilar López de Ayala, Elsa Pataky, Alejo Sauras, Rodolfo Sancho o Fran Perea.

Carmen Utrilla, directora de casting de Al salir de clase, rememora la búsqueda de los protagonistas de la serie. "Tenían que ser actores que pudieran ser portadas de carpetas, atractivos, aunque no necesariamente guapos. Y buenos actores. Parece que acertamos, porque 20 años después siguen ahí", decía el lunes pasado en un encuentro organizado por DIRIGE, la asociación de directores de ficción de televisión, que ha reunido a intérpretes, guionistas, directores y productores de algunas de las series españolas juveniles más destacadas de los últimos años.

Pocos meses después nacía en Antena 3 Compañeros (1998-2002). "Habían estado tres semanas grabando en una clase real para que viéramos cómo se comportaban los alumnos y veías cosas que no te creías", recuerda Antonio Hortelano, Quimi en Compañeros. "Yo, que había ido a un colegio de monjas, flipaba. Para mí fue como vivir una segunda adolescencia", añade Eva Santolaria, Valle en la ficción.

Ellas abrieron camino a otros títulos enfocados especialmente en el público juvenil, como Un paso adelante (2002-2005) o Física o química (2008-2011). Y, mientras que los actores de Al salir de clase o Compañeros tenían, en general, más edad que sus personajes, los de Física o química vivían problemas similares en la realidad y la ficción. "Nos parecía muy importante que los actores tuvieran la edad que tenían en el guion. Hicimos castings por todas las piscinas de Madrid", dicen Eva Leira y Yolanda Serrano, responsables de esa búsqueda de los rostros que protagonizaron Física o química

Sin embargo, desde que esta terminó, ninguna otra ficción televisiva española emitida en un canal generalista ha tomado el relevo. Y ya han pasado seis años. "En este tiempo la sociedad española ha cambiado brutalmente. La industria necesita un nuevo grupo de actores que pueda asumir la cantidad de producción bestial que parece que va a venir", argumenta Utrilla. Tonucha Vidal, responsable del casting de Un paso adelante, concuerda. "Hay un vacío para los jóvenes de ahora. Además, estas series sientan las bases para querer seguir viendo ficción española toda tu vida". "Sería importante hacer una serie para reeducar a los jóvenes, que están un poco perdidos y no tienen referentes nuestros", tercia Carmen Morales, que con Al salir de clase debutó en la interpretación.

En la génesis de Compañeros, por ejemplo, había "cierta intención educativa, aunque no moralista", recuerda el guionista Manuel Ríos San Martín, y en la serie contaban con un director de colegio, un psicólogo y un teórico de la educación como asesores. "Los profesores nos daban las gracias por abrir ciertos debates", recuerda Manuel Feijóo, uno de los protagonistas y guionista de la serie. "Nosotros tuvimos a los profesores en contra, éramos la oveja negra de Antena 3", añade Carlos Montero, guionista de Física o química. "Yo creo que ese guion hoy no se produciría en una televisión generalista", dice Leira sobre una ficción que trató abiertamente temas como el sexo entre alumnos y profesores, las drogas o la homofobia.

Para Juanma R. Pachón, director de series como Un paso adelante o Física o química y presidente de DIRIGE, estas historias tienen un papel de espejo para los jóvenes. "Quieren sentirse identificados". Ahora, los referentes del público juvenil están en YouTube o en la ficción internacional. "Ya no ven la televisión como se veía hace 20 años, pero tampoco como se veía hace cinco", dice Pachón. "Lo que hay que hacer es adaptarse a lo que ocurre y hacer una serie no sé si llamarla transmedia, multiplataforma... Falta un recorrido brutal, porque la gente joven no ve la tele como antes, la ve cuando quiere y como quiere", remata

FacebookTwitter