Manuel Ríos San Martín

guionista / director cine-tv / productor ejecutivo

Manuel Ríos San Martín

guionista / director cine-tv / productor ejecutivo

Blog sobre mis 22 años en la profesión

Motivos para el Blog: El 12 de enero del 94, se emitió en televisión el primer capítulo de una serie escrita por mí. Se puede decir que fueron mis inicios como guionista. Justo ahora llevo 22 años como guionista de series de tv y cine. Puedes leer mi blog sobre mi experiencia escribiendo y dirigiendo series pinchando en estas líneas.

Ver todas las entradas
MIGUEL RELLÁN ES AUSTROHÚNGARO

MIGUEL RELLÁN ES AUSTROHÚNGARO

Cuando estudiaba en la Facultad de Ciencias de la información, todos los sábados por la mañana íbamos al salón de actos para asistir a un ciclo de la filmografía completa de Luis García Berlanga. Allí nos vimos desde Esa pareja feliz hasta Moros y Cristianos1, pasando por Plácido o El verdugo. Pudimos comprobar de primera mano como en todos los largometrajes del director valenciano alguien decía la palabra "Austrohúngaro". En ocasiones de manera insólita, como cuando un labriego llama a su burro con tal nombre.

Pues bien, Miguel Rellán es, sin duda, mi austrohúngaro particular. Desde que nos conocimos en la serie de Menudo es mi padre, ha salido, aunque sea en papeles pequeños, en prácticamente todos mis proyectos.

A mí, de joven, Miguel me encantaba. Lo había visto en los dos Cracks de José Luis Garci, haciendo de alma en pena en El bosque animado o en aquella locura de José Luis Cuerda, Total. Incluso, antes de conocernos, interpretó una secuencia ideada por Nacho Cabana y por mí en Hermanos de leche. Una mítica escena: Juan Echanove dejaba la serie y el productor, José Frade, lo quería reemplazar por el Gran Wyoming. Pero sustituirlo continuando con el mismo personaje. La verdad es que no podían parecerse menos. Frade nos convocó a todos los guionistas para que hiciésemos una lluvia de ideas a ver cómo podíamos resolver este "pequeño" problema. Allí salió de todo: uno iba al cielo, bajaba el otro, se reencarnaba... hasta que propusimos que tuviera un accidente y se desfigurase la cara. Entonces, un cirujano se la reconstruía y ¡¡tachan!! De la fisonomía de Echanove salía el careto de Wyoming. No solo cambiaba el semblante sino toda la estructura. Aquella insensatez convenció al productor y se escribió el guion. Me acuerdo de Miguel Rellán encarnando a ese médico descerebrado que operaba al personaje. Me entusiasmó verle interpretar con tanta convicción aquel disparate. El caso es que funcionó, la serie subió de audiencia y se mantuvo en parrilla mucho tiempo más a pesar del cambio de actor.

Cuando empezamos a diseñar la serie para el Fary decidimos rodearlo de buenos actores que dieran consistencia al proyecto. Y una nueva insensatez hizo que conociésemos personalmente a Miguel. Le propusimos que interpretara al hermano del protagonista. Había que contemplarlos caminando juntos por el plató; el punto y la i. Yo creo que le pareció tan sorprendente que dijo que sí. Y durante 60 capítulos fueron hermanos. En esa serie es donde yo empecé a aprender de verdad la profesión. Recuerdo innumerables esperas, mientras se iluminaba el decorado, en las que hablábamos de lo divino y de lo humano con Miguel, María Garralón, Cesáreo Estébanez, Gloria Muñoz, Rafael Castejón (padre), entre otros. Lo pasé genial, aprendí e hice amigos que todavía conservo. Uno de ellos fue Miguel.

Con Miguel Rellán en el plató de Menudo es mi padre.Miguel se había lesionado
una mano en una secuencia en la que tenía que apagar un incendio (1997)
Lo siguiente fue Más que amigos, donde hizo de padre de Alberto San Juan (yo dirigí 16 capítulos). Por esas fechas rodé mi cortometraje, Perdón Perdón. Me dio un poco de vergüenza pedirle que saliera porque no había un papel claro para él en la historia. Como me dijo que sí, nos inventamos un vecinoque se cruzaba en el rellano con los protagonistas. Quedó divertido, un señor en bata y medio cegato intentando atar desesperadamente una bolsa de basura. Lo podéis ver aquí. Perdón, Perdón (videos/versión extendida).

Pocos meses después, al empezar la serie de Compañeros, decidimos recuperar a algunos de los actores que nos habían funcionado en Menudo es mi padre: Miguel y María, Julián González, Olguita (la niña), incluso Eva Santolaria; y en papeles menores habíamos trabajado ya con Lara de Miguel y con Nicolás Belmonte. También recuperamos a Lola Lemos. El caso es que volví a compartir plató con él durante más de cuatro años.

Un rodaje en el que se conviven muchas horas durante tanto tiempo puede ser un sitio muy agradable y también un polvorín. Por eso es bueno juntar gente que empieza con actores que conozcan perfectamente la profesión y sus responsabilidades. Yo creo que Eva, Antonio y el resto de la pandilla aprendieron mucho de gente como Miguel, María, Beatriz Carvajal o Tina Sainz, que nunca llegaban tarde, siempre esperaban el coche de producción en la puerta, se sabían su texto, e incluso el de los demás. Esto no quiere decir que no hubiera momentos complicados donde las situaciones se tensaron. Aun así, el balance fue tremendamente positivo. Y muchos seguimos viéndonos de manera habitual. También salió en No te fallaré.

Durante esa época me di cuenta de que Miguel prefiere trabajar rodeado de amigos, donde se sienta a gusto. Dicen que rechazó un papel en una película de Roman Polanski por no dejar la serie. Y me consta que también dijo que no a importantes largometrajes españoles. Un gran amante del trabajo bien hecho en televisión en un tiempo en el que muchos actores la denostaban. En su opinión, en el rodaje para la pequeña pantalla, te dejan hacer la secuencia completa del tirón mientras que en el cine se trocean los diálogos mucho más, se va casi de frase en frase. Y donde claramente, te pagan por esperar. Todavía me parece escuchar su voz en el plató de la calle Lanzarote cuando el ayudante de dirección avisaba al equipo del inicio de una nueva toma: "¡¿Listos?!", a lo que Miguel contestaba: "Espabilados; y no todos".

No salió en Mis adorables vecinos. La verdad es que no recuerdo bien si intentamos en algún momento que apareciese. Yo no dirigí la serie y creo que él estaba haciendo Paco y Veva en TVE y fue incompatible.

A partir de ese momento, dejé Globomedia y empecé mi andadura por BocaBoca. Lo primero que vendí fue la miniserie de Soy el solitario a Antena 3. Y, claro, pensé en Rellán para un papel protagonista. Pero él estaba en otro proyecto y no pudo ser. Así que acabó interpretando a un general de la guardia civil, con tricornio y todo. No era un papel largo, aunque tenía tres secuencias importantes.

Miguel Rellán con el tricornio en Soy el Solitario. (2008)

Y llegó el 2 de mayo (La libertad de una nación), una serie para Telemadrid. Teníamos un presupuesto realmente bajo, unos 160.000 euros por episodio, creo recodar. A pesar de eso, y gracias al buen hacer de Nacho Simón, había caballos y un reparto estupendo (no comparo los caballos con el reparto, claro está). Pude recuperar a algunos de los actores con los que había trabajado anteriormente, como Cesáreo Estébanez, María Garralón o Celine Tyll. También, para la segunda temporada, a Lara de Miguel, que estaba guapísima además de madura como actriz. A Rellán le daba envidia un plató con tantos amigos y me dijo que por qué no podía ponerle una secuencia en el taberna. En eso quedamos en un principio. Para justificar su presencia escribimos un personaje que debía salir un poquito en un capítulo y morir en el siguiente. No fue así; nos fuimos emocionando e hizo casi toda la temporada. Disponíamos de un presupuesto muy bajo, pero fue una experiencia estupenda. 23 capítulos donde aprendimos a hacer mucho con muy poco. 2 de Mayo

La foto no es muy buena, pero es la única del día en que Miguel Rellán
terminó su intervención en la serie. Junto a él, Cesáreo Estébanez
, María Garralón y yo.
Luego vino Raphael, la miniserie. Interpretó de nuevo a un médico, pero no el loco de Hermanos de leche, sino todo lo contrario. Hacía del doctor Moreno, que fue el que operó, en la vida real, al cantante del trasplante de hígado. Un papel serio y respetable, muy lejos también del traidorzuelo del 2 de mayo.

En Rescatando Sara (una miniserie para Antena 3 pendiente de estreno) no había un papel para Miguel. Ya teníamos el reparto prácticamente completo, con Carmen Machi y Fernando Guillén Cuervo como protagonistas. Hasta que un día, me mandó un email protestando porque no hubiese contado con él. No es que lo hubiera olvidado, es que realmente no había nada. Bueno... salvo un Ministro (Moratinos, por cierto). Pero sólo tenía una secuencia. Eso sí, bastante intensa. Miguel dijo que se apuntaba a hacer de Ministro. Y así fue; sin barba y muy serio, recibía en el Ministerio de Asuntos Exteriores a Carmen y a Fernando. En esta ocasión rizamos el rizo. Rosa María Mateo, su pareja desde hace años, interpretó en la misma miniserie a una periodista (en la vida real, Mercedes Milá). Rosa está estupenda, muy natural. Y les pusimos juntos en los títulos de crédito. Un pequeño homenaje.

Miguel Rellán como médico en Raphael. (2010)

La última miniserie que he escrito y producido para BocaBoca ha sido Historias Robadas. El rodaje me coincidió con el final de Rescatando a Sara por lo que no pude compatibilizarlas. La dirigió Belén Macías, y yo no quería influir en el casting más de lo necesario. Resultó un reparto estupendo. Se ha hablado mucho del de Niños robados (muy buen proyecto; con excelente promoción de Telecinco, por cierto), pero la de Antena 3 no le va a la zaga: Julieta Serrano, Mercedes Sampietro, Rodolfo Sancho, Helio Pedregal, Julián Villagrán y Ramón Barea, entre otros. Y el caso es que Belén acabó eligiendo a Miguel Rellán para ¡un nuevo papel de médico!: el "malo" de la miniserie. En la versión de Telecinco lo interpretó Emilio Gutiérrez Caba. Curiosamente, Emilio también fue mi elección para investigador de la guardia civil en Soy el Solitario. Dos grandes actores muy diferentes en papeles similares. Historias Robadas

El año pasado hicimos juntos un piloto de comedia, nuestro último trabajo hasta el momento: No doy crédito. A día de hoy todavía no ha sido aprobado para convertirse en serie. Aquí podéis ver el tráiler.

Título de crédito en el que aparecen juntos Miguel Rellán y Rosa María Mateo en
Rescatando a Sara.


A parte de la amistad que nos une, Miguel es un tipo genial, culto, buena gente y además un interesante e incansable conversador. En lo profesional es un maravilloso actor, versátil, capaz de hacer del Bacterio en Compañeros o de médico loco en Hermanos de leche, además de innumerables papeles en cine y en teatro. Espero que nadie se haya perdido su interpretación de un pianista homosexual en Al final del arco iris junto a Natalia Dicenta o los diferentes papeles que encarna en Luces de Bohemia de Valle Inclán por los que recibió excelentes críticas y premios2. Ahora creo que está preparando un monólogo que no me pienso perder. Además hace sus pinitos con el piano y escribe novelas. Ya digo, un gran tipo.

Y confesaré una última cosa: me encuentro terminando una novela, Círculos, que trata de un posible asesinato en un plató de televisión y no puedo dejar de imaginarme a Miguel como policía acabado y borde al que le toca investigar el caso. Así me cuesta mucho menos escribirlo. Ya haremos la adaptación a serie de televisión de seis capítulos pero rodada en inglés. Miguel, ¿te atreves?

Un abrazo fuerte. Y hasta el próximo rodaje.

Más info: Miguel Rellán

1: Todos a la cárcel y París Tombuctú son posteriores a que yo terminase la facultad.

2: Premio Ceres al Mejor Actor por su interpretación de tres personajes secundarios en Luces de Bohemia.



 

FacebookTwitter