Manuel Ríos San Martín

guionista / director cine-tv / productor ejecutivo

Manuel Ríos San Martín

guionista / director cine-tv / productor ejecutivo

Localizando Basora en España

Localizando Basora en España

Semana - 4 antes del rodaje

Por regla general, todas las miniseries tienen un presupuesto muy similar independientemente de que la acción trascurra en Madrid en la época actual, en Iraq, en los años 60 o en Afganistán. Esto condiciona mucho las producciones y nos obliga a ser realmente imaginativos. En Un burka por amor, por ejemplo, se fueron 4 semanas a Marruecos para simular Afganistán. La acción de Rescatando a Sara, al menos en parte, transcurre en Iraq durante la 2ª guerra del Golfo, año 2006-2008.

A la hora de emprender la producción, Nacho Simón (Director de producción) y yo nos planteamos cómo resolver mejor este problema. Ya desde guión habíamos previsto lo complicado que podría ser y habíamos limitado, en la medida de lo posible, los "exteriores Iraq". Había muchas secuencias que sucedían en juzgados, en casas, en hoteles... eso parecía facilitar la tarea. Pero, en cualquier caso, había que encontrar exteriores creíbles de Basora. Nos documentamos y nos planteamos viajar a Túnez o a Marruecos. Las circunstancias actuales de los países del norte de África contribuían a complicarlo todo más a pesar de que el Cónsul Español en Casablanca nos tranquilizó y nos ofreció de manera muy amable su colaboración. En Marruecos, además, te obligan a usar su equipo de allí, no te puedes llevar al tuyo sin duplicar funciones. En el caso de irte muchos días sí compensa, pero para una semana era complicado. En las próximas semanas, la gente de Ida y Vuelta sí se va a ir 5 ó 6 semanas a rodar allí. Si es ese tiempo sí merece la pena, no queda más remedio.

Llegado ese punto, un militar español nos comentó que en Almería había algunos barrios con un toque árabe que a él le recordaron a Basora.

Mandamos a Jaime Polo, nuestro localizador, a buscar esos barrios y a traernos fotos. Aunque resultaron ser barrios complicados porque eran un poco marginales, Jaime logró ganarse la confianza de los vecinos. Las casas tenían pinta árabe y podría funcionar. Entonces organizamos un viaje ya de gran parte del equipo para darlos por buenos o descartarlos. Abajo tenéis algunas de las fotos que hicimos, ya con los comentarios de Juana Mula, nuestra directora de arte. Porque no sólo tienen que valer las casas, sino que hay que intervenir mucho en ellas, retirar vehículos, despintar fachadas, colgar carteles en árabe, carteles de Saddam Hussein pero ya viejos y rotos, algún coche quemado... para ayudar a dar la sensación de que esa ciudad está en guerra.

salvando-sara-diario-basora-001 p

También fue un reto encontrar esos otros decorados en Madrid, los juzgados, los interiores de las casas, las comisarías iraquís... Debían cumplir un doble juego, por un lado que fuera creíble el que estuvieran situadas en Basora y por otra parte ser estéticamente interesantes, como no dejaba de recordarnos nuestra directora de arte. Una cosa es la realidad y otra la recreación que se hace de ella. Íbamos a estar muchos minutos de la miniserie en los juzgados y no podían ser feos estéticamente. Encontramos en Madrid un edificio enorme y con toques palaciegos pero que llevaba abandonado varios años. Eso nos daba el toque de decadencia que buscábamos, pero a la vez era un lugar con encanto para ser nuestro decorado de juzgados.

salvando-sara-diario-basora-002 p

 

FacebookTwitter